martes, 20 de junio de 2017

RUTA CIRCULAR NOALES-BENIFONS-ESCANÉ-NOALES

POR LA ERMITA DE SAN AVENTÍN


De nuevo al monte, pero esta vez vamos a cambiar de vertiente. Nos dirigimos al Valle de Castanesa, que va a verter al Noguera Ribagorzana, en la frontera con la provincia de Lérida.


Será un recorrido de unas 3 horas 40', bien indicado pero muy poco transitado. Tan poco que tiene tramos poco limpios en los que hay que andar atentos.

Por la carretera N-260 llegaremos a Noales, entrada al Valle de Castanesa e inicio de nuestra ruta.


A la entrada del pueblo nos encontramos con un primer indicador. La cosa está clara: a Benifons.


Tras un corto tramo de pista, tomamos una senda, siguiendo las marcas blancas y rojas de la GR-18.



Es un más que agradable paseo entre robledales.




Una vez en Benifons, llegando a la fuente giraremos a la derecha...


...y, ya fuera del pueblo, de nuevo a la derecha.



Unos minutos más allá dejamos la GR-18 para seguir por la PR-HU-101. Por falta de indicaciones no será.



Pasamos del robledal al camino entre prados...


...y, tras cruzar la carretera...


...seguimos por pinar hasta el collado.



Una vez aquí giramos a la derecha (una vez más) para tomar la PR-HU-102 hacia la ermita de San Aventín.


Tras un tramo descarnado y empinado el panorama cambia radicalmente.


Jaras...


...chinebros y pinos ralos entre pastos...


...y la ermita de San Aventín.



Humilde pero coqueta. Si la encontráis abierta, por favor, sed responsables y que la puerta quede cerrada al marchar.


La vista es magnífica: Turbón, Baciero y Cotiella. Debajo Neril, junto al Coll de Espina.


Y aquí debajo Escané, por el que más tarde volveremos.


Iniciamos el descenso...


...y la vista se nos abre al valle del Noguera Ribagorzana. Montanuy y, más al fondo, Vilaller.



Una imagen curiosa. La toma del salto de Balira, de la central hidroeléctrica de Vilaller.



Bajando junto a su tubo llegamos a un nuevo cruce.
Y para ir a Escané ¿tomaremos la pista hacia..? 
¡La derecha!






La pista tiene tramos más cerrados y más abiertos.


Este tipo de puertas también debemos volver a dejarlas cerradas...


...porque este tipo de vecinos puede marchar de picos pardos.




Cruzando la carretera y siguiendo los indicadores llegaremos a Escané.


En Escané encontré un cartel de Noales sospechosamente apoyado en una pared. Si no le hubiera hecho caso, habría salido por la parte "baja" del pueblo directamente a la senda, pero como no fue así, me envió hacia la carretera, y allí fui, curvas abajo, hasta que cuando ya me estaba desesperando encontré la senda que cruzaba, claro está, de izquierda a derecha. 


Y ya hasta Noales.

Como decía al inicio, hay varios tramos en los que la vegetación del camino nos hace dudar. Hay que estar atentos para encontrar las marcas e indicadores, por suerte muy abundantes.




Aunque esta ruta, al igual que otras que os presentamos, no tiene dificultad y alterna zonas soleadas y arboladas, no hay que olvidar el agua, la gorra, unas buenas botas, un mapa de la zona... 
Esas cositas que nos dan seguridad.