jueves, 29 de junio de 2017

EL DOLMEN DE SEIRA

Hoy toca una sencilla excursión junto a Seira, apta para todos los públicos, para visitar el muy accesible pero poco conocido Dolmen de Seira.



Por la N-260 llegamos a Seira (La Colonia) y allí tomamos el desvío hacia Seira viejo.



Lo ideal es dejar el auto en el pueblo y caminar unos 500 m por la carretera, dirección Barbaruens, hasta tomar esta pista.


Aunque la ruta es sencilla, no faltarán indicaciones.



Tras bajar un tramo de pista y otro de senda, llegamos a la aigüeta de Barbaruens y pasaremos bajo el canal que alimentará, aguas abajo, a la central de Argoné junto a Campo.



En el camino encontramos también un antiguo horno en el que, quemando leña, se cocía piedra caliza para la obtención de cal. Eran otros tiempos.



Seguimos bajando junto al rio Esera.


El único peligro que podía tener el recorrido fue solventado con este sencillo sistema de contención en la pedrera.




Y tranquilamente, en unos 40 minutos (30-35 desde el inicio de la pista) llegamos al dolmen.


Tiene un panel explicativo y hace que la excursión sea ideal para niños que, habiendo visto el canal, el horno de cal y el dolmen, pueden conocer distintas facetas de nuestra historia. 
El complemento ideal sería concertar una visita a la central hidroeléctrica de Seira.



Si seguimos unos minutos pista adelante podemos llegar a la Fuente Labasa. No tengo claro que su agua sea de garantía, pero el rincón es bonito y nos podemos refrescar, pues la ruta es solanera.
Que no falten gorro, agua y buen calzado.



En cualquier salida al campo podemos encontrar un pastor eléctrico que guarda al ganado.


Con cuidado de que el cable no nos toque a nosotros ni al suelo, abriremos paso desenganchando la maneta de plástico y, no nos olvidemos, lo volveremos a dejar cerrado.


Y poco más. El paseo ha sido breve pero interesante.
No todo ha de ser hacer tresmiles.
A por la siguiente.